Tal vez tu cabello necesite vacaciones extra

Tal vez tu cabello necesite vacaciones extra

 

Finalmente regresas de la playa con el bronceado perfecto y más relajada que nunca, después de dormir varias noches arrullada por el sonido del mar, pero tu cabello ¿qué tal regresó?

Aunque las vacaciones son el momento ideal para recargar energía, hacer una pausa y disfrutar del calor de la temporada, el cabello puede no pasarla tan bien y regresar con señales de daño. Las altas temperaturas en el ambiente, la exposición al sol, los químicos de las albercas y el agua del mar le roban humectación, haciéndolo lucir deshidratado y con poca vida.

Así como llegaste renovada de tus vacaciones, procura que tu cabello también lo haga. Para que lo consientas, te compartimos algunos tips de los expertos de Satinique que ayudarán a que el brillo y la suavidad regresen a tu melena.

 

  1. Utiliza bloqueador capilar

De la misma forma que tu piel necesita un bloqueador para protegerte de los rayos UV, tu cabellera también. Sin importar que ahora estés en la ciudad, la radiación afecta tu piel y cabello quitándoles brillo y humectación. Para evitarlo te recomendamos el spray defensa doble, un ligero aerosol que lo defiende de dos maneras: contra los efectos nocivos de la luz UV y contra los daños por estilizado con calor, añadiendo brillo y humectación gracias a su contenido de vitamina E.

  1. Trátalo mientras duermes

Los tratamientos capilares nocturnos, consisten en aplicar productos que lo preparan durante la noche para que éste se regenere mientras duermes. Una muy buena opción, es usar por las noches el tratamiento reparador nocturno que repara las puntas abiertas gracias a sus extractos de granada y semilla de uva, que lo hidratan y protegen por daños generados por el medio ambiente. Te sugerimos aplicar una pequeña cantidad, concentrándote en las puntas, y hacerte una trenza para que duermas más cómoda mientras tu cabellera se regenera. Por la mañana no es necesario enjuagarlo, puedes estilizarlo directamente.

  1. Evita el agua muy caliente

Otro de los errores más comunes a la hora del baño es usar agua demasiado caliente ya que abre los poros del cuero cabelludo, promoviendo la caída del cabello y resecando la piel. Entonces, ¿cuál es la forma correcta? Lo ideal es lavarlo cada tercer día usando agua tibia y shampoos que no contengan gluten o químicos que lo puedan dañar, además de generar reacciones alérgicas en la piel. Una muy buena opción es el shampoo suavidad e hidratación que contiene aceite de Kukui, que lo rejuvenece y suaviza, y la provitamina B5, que deja un acabado suave, brillante y sin frizz.

  1. ¡No olvides el acondicionador!

Para lograr mejores resultados, te recomendamos incluir en tu rutina de baño el acondicionador de la misma línea. Gracias a su complejo Enerjuve™ deja un acabado hasta seis veces más suave, restaurando la humectación desde el primer uso y corrigiendo la carga negativa de la parte maltratada para unir las áreas dañadas y reconstruir puntos débiles de adentro hacia afuera.

 

  1. Protégelo de la secadora

Si acostumbras a alaciarlo con plancha o secadora, es súper importante agregar una barrera de protección contra el calor. De lo contrario, si entra directamente en contacto con una fuente potente de temperatura, corre el riesgo de quemarse y perder su brillo. El bálsamo alisador, además protegerlo, controla el frizz y resiste la humedad para que tu alisado dure todo el día.

  1. Usa los fijadores correctos

Ya que hayas terminado tu peinado, el spray acabado perfecto te ayudará a mantener todo en su lugar hasta que regreses de la oficina o compromiso, sin importar lo ajetreado que haya estado tu día.

 

Recuerda que, aunque tu cabello no habla, también refleja tu estado de ánimo y es parte de tu imagen personal. Por eso, es muy importante que realices una rutina que se adapte a sus necesidades para que se mantenga protegido y con la mejor textura durante todo el año


Publicación más antigua Publicación más reciente